Inicio - Tu Inmobiliaria - Audioteca - Laboratorio - Nosotros - Contacto - Videos - Testimonios - Leer más - Libro   

 

¡O BIEN VENDIDO, O BIEN PODRIDO!

Ya no me acuerdo con precisión si la primera vez que escuché el dicho... " O bien vendido, ó bien podrido ! " fue cuando hubo una crisis de sobreoferta de los productores de fresas en Irapuato, que prefirieron dejar que se pudrieran sus cosechas, a venderlas por debajo del precio que normalmente estaban acostumbrados a recibir.

La realidad es que este refrán lo he escuchado en múltiples ocasiones de propietarios de inmuebles, y creo que hasta ahora me he decidido a profundizar el tema, que considero de vital importancia, especialmente para todo aquel que está pensando en vender su inmueble.

Antes de entrar de lleno al tema, debo de traer nuevamente un extracto de otra editorial, en la que recordábamos que así como un coche es una máquina para transportarnos, una lavadora es una máquina para limpiar ropa, y un teléfono es una máquina para comunicarnos.... del mismo modo un inmueble es una máquina para habitar.

ES UNA MÁQUINA para que la familia habite, una máquina para que mi empresa habite, ó un terreno será el lugar donde se establecerá una determinada " MÁQUINA PARA HABITAR".

Por lo anterior se aplica una ley que no tiene variantes.

Como máquina que es, si no se usa, se atrofia, se oxida, y quizás SE PUDRA !!!

Para evitar lo anterior el remedio es sencillo: Ó SE OCUPA, Ó SE VENDE, Ó SE RENTA.

No hay más !!!

Ahora sí... y ya convencido de lo anterior, entraré de lleno al tema que hoy nos ocupa.

Me recuerdo de un cliente comerciante, que era dueño de una envidiable esquina en la avenida más cara de la Ciudad de México, me recordó en repetidas ocasiones mientras yo intentaba la venta de su casa, que o la vendía bien, o prefería que se pudriera.

La casa tenía un avalúo de $2,000,000 de DLS. y él quería TRES !!!

Yo por tratar de llevarlo a una realidad con el paso del tiempo y de las ofertas presentadas, sucedió que en un año de promoción intensa, las ofertas nunca rebasaron la cantidad de $1,300,000 DLS.

Sin embargo ya casi al final del período de mi contrato, le llevé una oferta cash, de $1,700,000 DLS. y NO LA ACEPTARON, pues prevaleció la filosofía de que más valía podrida que mal vendida !!!

Esto fue en 1998, y a la fecha la casa que a leguas se ve abandonada, sin que nadie la ocupe, sin que se haya vendido, y sin que se haya rentado.

Pregunta: ¿Cuanto vale este inmueble, si nadie pernocta en el, si no se obtiene ni un centavo de rentas, y si nadie lo ha comprado ?

Respuesta: CERO PESOS, CON CERO CENTAVOS.

En otras palabras, el orgullo mal entendido, reduce las cosas y en especial los inmuebles a su valor mínimo, que puede llegar como en este caso, a valor CERO !!!

Los compradores serios, ya calificaron a este inmueble y a sus dueños, como algo absurdo e inútil de tratar, pues un inquilino ó comprador no querrá perder ni su tiempo ni su dinero, con quien juega el juego de la subasta mental.

La última vez que yo hablé con este propietario hace unos tres meses, me afirmaba que ya había quien le pagaba $3,000,000 de DLS, y que por lo mismo ya había ganado $1,300,000 DLS en dos años !!!

El problema con un propietario que piensa así, es que si surge un comprador que no conozca la historia de este inmueble y esté HOY dispuesto a pagar EN SERIO, esos $3,000,000 de DLS, estos propietarios van a seguir pensando que como su propiedad quizás vale CUATRO MILLONES DE DÓLARES, más vale no venderla, y mejor que se pudra a recibir hoy $3,000,000 DE DLS.

Quizás en las noches están pensando en que se van a gastar sus cuatro millones de dólares !!!

La cuestión es que ellos no se han dado cuenta que sigue valiendo CERO PESOS CON CERO CENTAVOS, ya no digamos TRES MILLONES DE DÓLARES !!!!!!

¿Que hacer ?

A un propietario así, no es fácil meterse en su cerebro y cambiarle algunos "chips" para que piense diferente.

El asunto es sencillo. NO QUIERE VENDER, y por lo tanto debería de ser congruente consigo mismo, y con gente de buena voluntad que llega en un plan sincero a comprar, y a pagar un precio que quizás esté sobrevaluado con otros inmuebles de la zona.

Jugar con el comprador es ponerle un cerillo a su inmueble, y el día que quiera ó necesite venderlo DE VERDAD !!!, llegará alguno de estos compradores frustrados a tomar la revancha de ese propietario, y entonces tomando el caso que analizamos, le ofrecerá DESPIADADAMENTE $1,200,000 DLS y le dará 24 horas para decidirse, o se llevará su dinero a otra parte.

Ya no habrá ningún otro comprador dispuesto a tratar con un propietario que jugó con la buena voluntad de los demás compradores.

La verdad es que no existe algo como bien vendido, o mal vendido, simplemente es ¡VENDIDO!

Si es VENDIDO, es porqué a ambos les convino, pues en caso contrario no hubiera habido firma.

Nadie vende a fuerzas !!!

Por lo anterior creo que podríamos cambiar el dicho, y en lugar de " O bien vendido ó bien podrido " ... mejor...

" Hoy vendido ó bien olvidado" ...

" Hoy vendido ó bien quemado"...

Claudio Márquez Passy

 

Derechos de autor, Marcas registradas y dominios de internet, protegidos por las leyes en la materia. Queda prohibido su uso, reproducción parcial o total, y cualquier violación, será sujeta al proceso penal correspondiente.