Inicio - Tu Inmobiliaria - Audioteca - Laboratorio - Nosotros - Contacto - Videos - Testimonios - Leer más - Libro   

 


24 de Enero de 2016

 

Queridos lectores ... A partir de hoy les escribe un doble ex - defeño, pues en virtud de mi acta de nacimiento que me reconoce como nacido en el Distrito Federal, el cual acaba de perder su nombre de acuerdo a la no sé si fatal o alegre noticia que acabo de enterarme, y además por haber migrado a Querétaro, quedo entonces en dicha categoría de doble ex - defeño, por lo que procedo a reflexionar sobre este suceso, que de momento me parece absolutamente intrascendental para la historia del país.

¿Y entonces para que les hago perder su tiempo en leer algo que pareciera que no nos va a llevar a nada?

Bueno... lo que me sucede cuando tomo "la pluma" o sea el teclado de mi computadora, es que descubro que "van saliendo ideas que ni idea tenía que podrían salir" y por eso me gusta escribir, razón por la cual los invito a quedarse otros minutos aquí, pues este asunto es un tema que hace días lo traigo revoloteando en la cabeza.

Y para comenzar me pregunto: ¿Para qué sirve tanto "borlote" de una reforma política que le va a dar una constitución propia a un territorio que se supone es la residencia de los tres poderes, o dicho de otra forma la residencia del Estado Mexicano, más aún la capital del país?

Quizás los primeros diseñadores de esta idea no estaban tan errados de querer darle autonomía a una entidad con deseos de ser el estado # 32, y que pudiera tener su congreso, sus municipios, y desarrollarse sin depender de que el Presidente de la República tuviera fuerte ingerencia en varios asuntos como el jefe de la policía el cual no está claro si lo seguirá designando o no. Creo que el concepto nace de que no tiene porque ser necesario un territorio de casi 1500 km2 con casi 9 millones de habitantes para que ahí residan los tres poderes. Tiene lógica.

Sin embargo el fondo de todo este asunto es tema de presupuestos e independencia en las decisiones, pues como ejemplo fue la obtención a finales de 2015 de algo llamado "fondo de capitalidad", el cual es un recurso que se obtiene de la federación para rubros de seguridad, y que el DF logró que la cámara de diputados aprobara la friolera de cuatro mil millones de pesos para ese propósito. Si esto se obtuvo aun siendo un híbrido Distrito Federal con gobernador y asamblea propios... ¿Qué pasará cuando sea el estado más importante de la República? Cierto es que no está fácil cuidar y mantener a una de las ciudades más grandes del planeta, pero como yo lo veo, el estado 32 será casi un país dentro de otro país provocando el celo presupuestal de los otros 31 estados restantes, razón por la cual nueve estados celosos votaron en contra de esta iniciativa.

Mantener a esta ciudad limpia, sin "encharcamientos" o mejor dicho sin inundaciones, sin basura, libre de actos terroristas, de turbas violentas, crimen organizado, tráfico, contaminación, temblores y de Don Goyo... bueno... la verdad es que habiéndolo pensado detenidamente, declaro desde este momento que no deseo ser candidato para gobernador del 32, o de Chilangolandia o del EX - D.F. o la aberración de su nuevo nombre, el cual ya lo había tratado en artículos anteriores, es decir de la Ciudad de México. Le dejo la tarea a otro más valiente. Zafo.

Otro asunto es la forma en como se compondrá el nuevo congreso, es decir 60% voto popular y 40% dedazos de los que ya lo manejan hoy. ¿Cómo puede entonces a aspirar a ser estado libre y soberano cuando desde su primer día de conformación su Constituyente ya está previamente constituido en un 40%? Ilógico, absurdo e incongruente. Así nunca será ni libre ni soberano.

Además... ¿Dónde queda el tema constitucional contemplado en el 115, respecto del municipio libre? Resulta que bajo los mismos inicios mal fundados de este natalicio del Kafkaiano Estado 32, serán demarcaciones territoriales y no municipios, donde efectivamente habrá regidores pero no he escuchado o leído que vaya a haber 16 presidentes municipales. Me pregunto... ¿Cada demarcación tendrá su catastro, su receptoría de rentas, su registro público de la propiedad, y sus propias decisiones en cuanto a sus planes de desarrollo urbano, es decir podrán decidir "solitos" su uso de suelo y en general su destino? ¿Podrán administrar y organizar en forma autónoma temas de agua potable, alcantarillado, alumbrado, recolección de basura, bacheo, pavimentación, mercados, escuelas, etc.? Se abren las apuestas... Simplemente no puedo imaginar como se va a partir en 16 "pedacitos" el monstruoso Registro Público de la Propiedad del DF. Solo espero que no vayan a decir que las escrituras ahí inscritas ya no valen porque todas eran del DF que ya se extinguió... buena bromita... Como verán queridos lectores, me divierto imaginado estos escenarios.

Otra cosa es que ya quiero ver a 16 cuerpos de policías demarcacionales territoriales (¿así se llamarán?) Caray... ¿A quien le dejaron la tarea de diseñar todo este adefesio jurídico? O peor tantito... ¿Qué no lo leyeron detalladamente antes de aprobarlo? Para que pregunto lo que ya sé.

No acabo de entender como un estado libre y soberano puede ser a la vez un Distrito Federal (aunque ya no se llame así) donde residirán los tres poderes y ser la capital del país. Por ahí leí que dicho territorio federal eventualmente podría ser el futuro municipio, perdón... Demarcación Cuauhtémoc, hoy delegación, donde ciertamente están los edificios del congreso, del senado, de la suprema corte y del ejecutivo es decir Palacio Nacional. ¿Será que pudiéramos llamarle "Demarcación Territorial Cuauhtémoc Distrito Federal Ciudad Capital?" Y sea entonces el territorio #33 del país. Creo que mejor voy frenando a mi imaginación, porque ya ni yo me entiendo.

Ahora le digo a mis paisanos ex - defeños, que por si no lo sabían, a falta del gentilicio "Defeños" a partir de hoy por exclusión para no usar el adjetivo Chilangos, seremos "Mexiqueños" y no es broma (Checar R.A.E.)... más vale que nos vayamos convenciendo y asimilando la idea de que nacimos en el extinto DF, seguiremos en el club - gentilicio "eños" como los Oaxaqueños, Acapulqueños, Jalapeños, Tlalpeños etc.

Ahora si va a estar curioso como los vecinos de dos estados sin nombre compartirán la ciudad mas grande del mundo. Mexiqueños y Mexiquenses conviviendo en la "Ciudad de México" capital de todos los Mexicanos. Ok... yo ya entendí, ¿Pero al resto del mundo como se lo explico?

No es que me gustara el nombre de DF ni que nos dijeran Defeños, mucho menos Chilangos de acepción despectiva, pero creo que los habitantes de la ciudad capital de tan increíble país como México, estaremos destinados a que nadie nos pueda identificar con un nombre propio y decente por el cual nos puedan llamar. Es tanto como si al actual gobernador le llamaran Hijo de Miguel Ángel, pues así se llama su padre (igual que el), y por lo tanto a él y sus hermanos los identificaran como "Migueleños". Si hubiera sido así, todo mundo se preguntaría... ¿Por qué este individuo no tuvo la suerte que le pusieran nombre propio como a toda la gente? Al menos Miguel Ángel es nombre propio que ya le pertenece al Gobernador y lo identifica con la singularidad que el caso requiere.

También me queda claro que el nombre oficial de nuestro país es: Estados Unidos Mexicanos, lo que me hace pensar que los 31 estados, mas el D.F. son Estados Mexicanos unidos por el concepto de una federación, y que por el gentilicio "Mexicanos" pertenecen a un país que el mundo entero lo conoce y le dice "México", aunque no sea nuestro nombre oficial. Por lo anterior y por simple deducción la capital del país no es México, pero se asume como la ciudad principal del país al autonombrarse "Ciudad de México". Me pregunto si con esto ya ninguna otra ciudad de nuestro país podrá ser Ciudad de México...

El quid de este asunto, es que el futuro semi-estado 32 no tuvo la suerte de llegar al registro civil ni a la pila bautismal.

Mi último sueño o fantasía del día de hoy, es imaginar un consejo de ancianos a quienes se les dejara la misión de diseñar el nombre de esta espectacular ciudad y próximo semi-estado, semi-libre y semi-soberano, quienes producto de su sabiduría que les ha regalado el tiempo, pudieran llegar a encontrar un nombre con un significado histórico, cultural y social que el otrora lugar de las piedras y tunas se le conocía por Tenochtitlan.

Triste... la Ciudad de México, hoy EX - D.F., seguirá siendo La Ciudad Sin Nombre.

¡Bah!


Claudio Márquez Passy

 

Derechos de autor, Marcas registradas y dominios de internet, protegidos por las leyes en la materia. Queda prohibido su uso, reproducción parcial o total, y cualquier violación, será sujeta al proceso penal correspondiente.