Inicio - Tu Inmobiliaria - Audioteca - Laboratorio - Nosotros - Contacto - Videos - Testimonios - Leer más - Libro   

 

AVENTANDO LA JERGA

¿Alguna vez ha estado Usted en un lavado de autos?

Es común que los empleados que traen su jerga en el hombro, con tal de ganarse "la lavada" avienten su jerga en el cofre del auto con una increíble destreza, y de ese modo se garantizan que ese coche " les pertenece".

Una segunda jerga que caiga aunque sea con un segundo de diferencia, tendrá que buscarse otro coche.

Hoy por hoy "La jerga inmobiliaria" es el rótulo de venta...!!!

Así es... pues no cabe duda que gracias a que no tenemos una licencia inmobiliaria (Excepto algunos estados de la República) que regule la actividad de esta prestación de servicios que es tan compleja y profunda, cualquiera se convierte en "corredor" de la noche a la mañana.

Lo preocupante no es el principiante, el novato, o el improvisado, que a leguas se le reconoce, que si el propietario decide contratarlo, será bajo su propio riesgo. La única recomendación que yo le daría a un dueño en un caso así, es que si algo le sale mal, que ni se queje, y mucho menos que hable mal del resto de los Corredores Profesionales Inmobiliarios.

Lo que realmente cada día me preocupa más, es la incompetencia de muchos colegas que se han convertido en "avienta-jergas" con tal de aparentar que tienen la propiedad, trabajando sin exclusividad con el dueño del inmueble.

Para entenderlo más a fondo, y que el propietario de una vez comprenda lo que está provocando al firmarle a más de uno su contrato SIN EXCLUSIVIDAD, es que ESTÁ MATANDO EL CORRETAJE, y haciendo que cada corredor mantenga en el más absoluto silencio el hecho de que está intentado vender tal o cual casa.

Lo anterior ocurre por una sencillísima razón... ningún corredor en su sano juicio le dirá a otro que está "manejando" esa propiedad, porque sabe que en cualquier momento "lo saltan" si se enteran que no tiene la exclusividad.

Esto es lógico, pues ¿Para qué ganar la mitad de comisión?, si es posible ganarse el 100%, en virtud de que el corredor no tiene ningún derecho sobre dicha propiedad.

A la primera oportunidad el corredor que se enteró que el otro no tenía la exclusiva, se dirigirá en forma directa con el dueño, e intentará que le firme un contrato de la misma naturaleza... es decir SIN EXCLUSIVA, pero esto ya no importará si ya tiene al comprador interesado.

Dicho en pocas palabras, el dueño está logrando que los corredores se "coman unos a otros" y los corredores que aceptan trabajar bajo estas circunstancias, en realidad dejan de ser corredores para convertirse en oportunistas, dado que no tienen nada real que ofrecer al dueño, pues lo único que les interesa, es intentar un "negocito", y pasar al siguiente de la misma forma caótica y anti-profesional.

Lo que es un hecho, es que de toda la colección de pseudo-corredores, el que parece que tendrá cierta ventaja será el primero que llegue, y AVIENTE SU JERGA... es decir QUE ROTULE PRIMERO LA PROPIEDAD, pues con ello logrará el mismo efecto del LAVA-COCHES.

Dicho en otras palabras, logrará un cierto movimiento de llamadas y citas, pero en el fondo no la publicará en bolsas inmobiliarias, ni le hará publicidad con el resto de sus colegas, pues sabe el riesgo que corre.

Al no existir una auténtica base de datos manejada por el gremio y no por particulares  como es actualmente, el corredor queda desamparado y a la deriva total, pues ya no confía en el manejo de la información, logrando con ello que tenga que trabajar con un retraso tecnológico de casi 100 años.

QUE GANAS LE QUEDAN AL CORREDOR DE HACER CORRETAJE ?

QUE PUEDE OFRECERLE AL DUEÑO PARA QUE ÉSTE LE OTORGUE LA EXCLUSIVIDAD ?

Y SOBRE TODO... CÓMO LE HACE EL COMPRADOR PARA LOCALIZAR LA PROPIEDAD QUE DESEA COMPRAR ?

La realidad es que no hay modo de que un comprador trabaje con un sólo corredor, pues éste no podrá enseñarle todo lo que hay en el mercado disponible, pues se topará con infinidad de propiedades "manejadas" por " LAVA-COCHES" que le bloquearán la información, se la retardarán, y le harán muy costoso el acceso a cada una de ellas, logrando con ello la NO-RENTABILIDAD de atender a un comprador, prefiriendo que éste último acabe "rascándose con sus propias uñas".

Esto confirma lo que alguna vez comentaba Germán Dehesa (Q.e.p.d.) en alguna de sus editoriales, en donde afirmaba que a los mexicanos nos encanta complicarnos la existencia sin razón alguna.

¿Que hacer entonces?

1) El propietario debe de otorgar la exclusividad para lograr la mayor publicidad y corretaje de su inmueble.

2) El corredor NO debe de trabajar más que con un contrato de exclusividad.

3) AMPI debe de recobrar sus bolsas inmobiliarias de manos de algunos cuantos paticulares.

4) El comprador debe de confiar su búsqueda a un sólo corredor... al más competente y mejor relacionado con sus colegas.

Y la propuesta más temeraria que hoy propongo... acabar con los LAVA-COCHES inmobiliarios que tanto daño hacen a lo que ellos creen que es su profesión.

¿Cómo?

Muy sencillo... preguntarle al dueño si tienen exclusividad con el corredor y si no, olvidarse que ese corredor les presentó la propiedad, pelear la exclusiva con el propietario, además que si el dueño no quiere otorgarla aunque sea a uno sólo y que sea el que seleccione libremente, entonces olvidarse de que existe esa propiedad y concentrar todo el esfuerzo de tiempo y dinero, en los contratos que tengamos en rigurosa exclusiva, aunque sean menos.

Así que mi recomendación a aquellos coleguitas LAVA-COCHES Ó AVIENTA-JERGAS que es lo mismo... les sugiero no poner el rótulo si no es porque tienen su contrato en rigurosa exclusiva, porque habremos muchos que estaremos trabajando para descolgar " JERGAS " y colocar rótulos producto de un contrato de exclusiva en su lugar.


Claudio Márquez Passy

 

Derechos de autor, Marcas registradas y dominios de Internet, protegidos por las leyes en la materia. Queda prohibido su uso, reproducción parcial o total, y cualquier violación, será sujeta al proceso penal correspondiente.